miércoles, noviembre 22, 2006

Ya termine la carrera, ahora qué hago?


Sin temor a equivocarme, quiero dirigirme a todos ustedes futuros diseñadores, que al igual que yo, sufrimos la incertidumbre y el pánico del “…qué haré acabando mi carrera”. Así es amigos míos. Todos hemos pasado por eso, por ese momento en el que nos preguntamos si de verdad valió la pena estudiar cinco largos y sufridos años (o más).

Mi intención no es de ninguna manera el que se interroguen si su elección ha sido la acertada o no. Simplemente es decirte a tí, que me estás leyendo, qué nos ha pasado a todos(as) y que te comprendo. Que no es nada fácil, saberte todo un hombre y/o mujer, que estudia arduamente, que vives y dependes todavía de tus padres; que te has desvelado durante los últimos 4 años de tu vida; que te has herido innumerables veces con un simple exacto; que has manejado incontables tipos de papeles en el mercado sin saber sus nombres; que te has dado cada “pase” trabajando con pegamento y que a pesar de todo, no tienes la más mínima idea de lo que te espera, allá afuera. ¿Asustados? Créanme que no es esa mi intención, no de ninguna manera. A decir verdad, quiero alentarlos porque, no es nada fácil enfrentarte a lo desconocido. Pero no se preocupen que para eso, estoy yo aquí.

Futuros colegas, amigos míos… Lo primero que deben de saber es que al salir de la carrera, nada está escrito. Que aunque seas o te creas el mejor alumno de tu generación, y que aunque hayas salido con un promedio de 10.0 plus, no serás nadie allá afuera. Serás uno más en la larga lista de desempleados… así es, suena duro y cruel, pero en ese momento formarás parte de la vasta generación de profesionistas sin empleo en este superhabitado país.
En el mundo real, serás el profesionista que sólo hace monitos y que sabe iluminar bonito. Así como lo lees. Todos esos años, todas las heridas y la sangre derramada, todos esos “pasones” que te diste en la añorada etapa de estudiante, no te servirán de nada.

Lo que quiero decir, es que lo mucho o poco que aprendiste en la escuela, son sólo las bases o armas con las que te vas a enfrentar al verdadero mundo del profesionista del diseño. De ahora en adelante, serás tú, sólo tú, quien enfrente los múltiples problemas de diseño, siempre acechado por la competencia. Sí, tu más asiduo competidor, tu amigo fiel de carrera, tu carnal, tu cuate, tu brother... sí, ese que te ayudó en tus días de entrega, ese que se desveló contigo, ese que te pasaba las tareas una hora antes de clases... sí ese, que ahora se convierte en tu competencia de profesión y que ahora es él, quien te arrebatará los trabajos en este mundo real.

Quien te haya dicho que era fácil, salir de la carrera y enseguida encontrar trabajo; que te lloverían los clientes a montones, y que serías el diseñador más prestigiado... pues te engañó!!!

Pero entonces qué hacer... sencillo!!!
1. Poner los pies sobre la tierra, eres sólo un diseñador más y no eres el único.
2. No siempre ser o sentirte el mejor diseñador, quiere decir que seas bueno.
3. Durante la etapa de estudiante, lee, observa, escucha y siente el Diseño. Es decir, asiste a conferencias, pláticas, debates... Participa en concursos, en todos y de todo, te ayudará a tener una visión más amplia del diseño, qué es lo que se hace en otros países, en otras ciudades, etc. Lee, o cuando menos hojea libros, revistas de diseño, de arquitectura, de arte, de diseño de interiores... de todo lo que es el campo de diseño, de verdad que te servirá.
4. Muy importante, conoce un poco más sobre la Historia del Diseño Gráfico. Conoce a los grandes del Diseño, a los grandes de la tipografía, de la ilustración, pues ellos son la base del quehacer del diseño.
5. Así como debemos de conocer sobre nuestros antecesores, debes de saber de nuestros contemporáneos; pues son ellos, los que hacen la historia del diseño hoy en día; esos grandes diseñadores que todavía se encuentran entre nosotros.
6. Hablando de ellos, puedes llegar a conocerlos en persona. Asiste a congresos, encuentros, exposiciones y eventos de diseño. No tienes una idea, de lo mucho que podemos aprender de ellos, desde su gran sencillez hasta de sus conocimientos, anécdotas, experiencias y posiblemente llegar a cultivar una bonita amistad. De verdad!!
7. Si no tienes la posibilidad de viajar, puedes hacerlo por la red... es tan fácil. Hay varios sitios de interés sobre diseño que te ayudarán a abrir tu mente, a tener una visión más amplia del campo del diseño.
8. Y por último, disfruta de tu profesión!!! Vívela al máximo, defiéndela contra todo y contra todos, siéntela con todo tu ser... y dale a tus diseños, de hoy en adelante, en la escuela o en el trabajo, todo el VALOR QUE SE MERECE NUESTRA INIGUALABLE PROFESIÓN... SER DISEÑADORES GRÁFICOS!!!

Para alguna duda, comentario, sugerencia, reclamo profesional y/o personal, no dudes en escribirme a karlablanco@hotmail.com

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

mmmm eso me suena familiar..... a nosotros los arquitectos nos sucede exactamente lo mismo...

gracias por los concejos...

4:02 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home